miércoles, diciembre 15, 2010

Puente de la Inmaculada Constitución en Lisboa (II)

Sigo con algunas fotos de Lisboa, no muy ordenadas, pero por lo que me pagan por el blog, suficiente es. La primera, la plaza del comercio, ese punto de encuentro entre la Baixa y el mar, encuetro interrumpido por el tráfico. Mucha agua nos cayó este rato, azuzada por un molesto viento racheado, que nos hizo luchar con los paraguas del todo a 100, y echar unas risas.

Al día siguiente estuvimos visitando el entorno de Belem. Asomados al estuario del Tajo fotografié el puente 25 de abril que en su día hicieron los ingenieros americanos. Es curioso, pero de mi primera visita a Lisboa con 14 años guardo un par de fotos del mismo, no sé si aquello sería premonitorio, aunque la Kodak Instamatic 25 de mi primera comunión no iba tan fina como la Nikon... (fue mi primera cámara, una pena que mi hermana la perdiera, aunque hoy solo sería una pieza de museo, tanto da...).

Evidentemente, había que fotografiar el monumento a los conquistadores, aunque el puente, tozudo, se empeña en aparecer siempre.

Aquí los dos juntos. En primer término, uno de los símbolos de Portugal, el adoquín, unos maestros en su colocación.

Y para terminar esta entrega, antes de ir a Sintra, la torre de Belem, que parece de juguete, como esa reproducción plateada que había en casa de mis abuelos, suvenir de alguna visita de no sé quién.