viernes, mayo 30, 2008

Turismo en Barcelona (VII): Anillo olímpico

Estuve en el anillo olímpico por primera vez en el 95, con mi amigo el irlandés, cuando estábamos en Barcelona haciendo un curso de postgrado, que a la larga me ha sido muy útil. Nos acercamos el pabellón alemán de la Expo del 29, obra de Mies Van der Rohe, una de las obras clave del movimiento moderno. Esta vez lo vimos desde afuera, pero no pongo fotos porque no le hice.

Con mis padres subimos hasta el Palau Sant Jordi, donde está al torre de Calatrava, que empieza a mostrar el paso del tiempo.

Como estos días a estado lloviendo y bastante nublado, pudimos asistir a una de esas puestas de sol que a veces hacen pensar que debe haber alguien encargado de crear algo tan hermoso para nosotros.
Como con la Olyumpus no llevamos polarizador, pues hice la prueba de ponerle las gafas de sol delante (graduadas y todo), pero los chinos de dentro fueron capaces de corregir las dos dioptrías y enfocar... unos fieras.

Turismo en Barcelona (VI): Sagrada Familia

En semana santa también lo intentamos, pero las colas daban miedo. Ahora, casi nadie, sin cola, un gusto. Entramos a ver el templo, que tras muchos años de lento avance, ve como últimamente las cosas van un poco más deprisa.

Entramos por al fachada de pasión, la que tiene las esculturas modernas y menos ornamentación que la de la gloria, que es la más antigua.

En el interior las caprichosas formas diseñadas por Gaudí. Todavía está todo cimbrado, pero ya se adivina la grandeza que el templo tendrá el día que se termine, otro tema será si para entonces tendrá sentido un tempo de estas dimensiones (como la conferencia episcopal sigue así acabará convertido en parque temático, y si no al tiempo).

jueves, mayo 29, 2008

Tursismo en Barcelona (V): El parque Guell

Sigo, y termino, espero, la saga de turismo en Barcelona, último arreón, esta vez acompañando a mis padres. Primera parada, el imprescindible parque Guell, diseñado por Gaudí como un proyecto de urbanización de una colonia tipo ciudad jardín. El fracaso de este proyecto urbanístico es el que permitió que ahora el parque sea público, y lo pueda disfrutar toda la ciudad de Barcelona.

Los viaductos que daban acceso a las diferentes parcelas son una obra singular, curiosa, única. Aunque estuve en Semana Santa, esta vez no había tanta gente, mucho menos. De hecho, gracias a que se puso a llover, pude fotografiar los bancos de la plaza (arriba) sin ningún turista por allí, casi un milagro.

Algo parecido pasó con el lagarto, el símbolo del parque, que generalmente está rodeado de turistas haciéndose fotos. Este singular animal fue destrozado por "un intelectual" hace un tiempo, pero ya ha sido perfectamente restaurado.

miércoles, mayo 28, 2008

Los videos del Cabrerés 2008

Hace un par de posts os contaba la divertida experiencia en el Cabrerés, donde el barro nos hizo disfrutar de lo lindo de la bici (hay gente que no le gusta, pero una vez que te guarreas, solo queda gozar.

Como siempre, YouTube al poder. Se me pasó grabar vídeos, se me olvida que la cámara también sirve para eso, pero gracias a este sitio, podemos ver las grabaciones de otros. Y así os hacéis una idea de como estaba el tema del barro.



Esta es la subida impracticable, como veis, bilingüismo en Cataluña.



Este paso lo hicimos sin parar, casi no lo recordaba. Como siempre, como te pares a pensar y dudes, es peor.



Y este para que veáis el marco incomparable



El año que viene, hay que volver.

domingo, mayo 25, 2008

Vic y Rupit

Penúltima etapa de turismo por Cataluña, esta vez fui con mis padres a ver la zona donde se desarrolló el Cabrerés, Osona, para salir de Barcelona y aprovechar la primavera. Nos acercamos a Tavertet, y luego a Rupit, precioso pueblo en la montaña. Comimos en Cantonigrós, en un restaurante, Can l'Ignasi, muy rico todo y bien servido.

Después dimos una vuelta por Vic, ciudad famosa por su plaza y porque allí se inventó el mechero de usar y tirar y el bolígrafo.

La escultura del obispo, junto a la catedral, tiene su coña, parece un mutante de Blade Runner.

Probando los videos del blog, en la plaza:

video

miércoles, mayo 21, 2008

ASIA

Venciendo la pereza y el cansancio me encaminé a la sala Luz de Gas para ver a Asia en directo. Asia es un supergrupo del rock progresivo formado por Jhon Wetton bajista de Mogul Thrash, Family, King Crimson, el grupo de Roxy Music/Bryan Ferry, Uriah Heep, UK, Asia y Wishbone Ash, el guitarrista Steve Howe (Yes), el teclista Geoff Downes (The Buggles), y el baterista Carl Palmer (Emerson, Lake & Palmer). Ahí es nada.

Estos cuatro venerables abueletes dieron todo un recital de música, con los temas más famosos de ASIA (Heat of the moment, Sole Survivor, Only Time Will Tell, etc..), un par de temas nuevos, uno de los cuales me gustó bastante y cositas de Yes (Roundabout, un flipe), King Crimson (Court of the Crimson King, pasote total), ELP (Fanfarre For The Common Man, se me cayeron las pelotas con los duelos entre guitarras y teclas, todavía las estoy buscando) y hasta Buggles (Video killed the Radio Star).

Unos solos de cada cual, impresionante Carl Palmer a la batería, un toque casi flamenco de Howe (para los que tengáis oído, que sepáis que es el responsable del flamenqueo impresionante de Innuedo de los Queen). El sitio era pequeño, pero estaba a tope y todos flipamos. Como me alegro de haber ido, y de haber derrotado a la pereza.

PD: Para los que no tengáis el placer, os pongo The Heat of the moment, live, en un concierto reciente...

Cabrerés 2008: barro para todos

El fin de semana participé gracias a la gente tan cojonuda con la que he dado en Barcelona en el Cabrerés, una pedalada de 3000 participante que hacía su decimosexta edición, en l'Esquirol.

Pasamos el fin de semana en una casa rural muy chula, los de las bicis de aquí y las mujeres de algunos, el sábado estuvo lloviendo sin parar, con lo que recogimos los dorsales y poco más (intentamos ir a ver un pueblo y un mirador pero ni nos bajamos de los coches). Eso si, vimos a los chavales que participan en el minicabrerés del sábado, toda una fiesta.


El domingo madrugón, a las 7,15 estábamos tomando la salida (estos son más agonías todavía que los del 7º en el tema de las madrugadas). Mucha gente, pero como se podía salir entre las 7 y las 9, la peña se repartió y no hubo aglomeraciones. De entrada 12 km de subida (unos 600 metros de desnivel) que estiraron el pelotón.

Pasamos junto a un precipicio precioso que debía permitir la vista de un embalse, pero uan gran nube agarrada en éste creaba un paisaje fantasmagórico.

Pasamos por una zona muy chula de senderos y arroyos que nos llevó hasta el avituallamiento con Butifarra en el Km 22 más o menos. Poco más adelante podría optar por el recorrido corto 35 km o el largo (65). Menos mal que tres optamos por el corto, aunque en ese momento me encontraba bien, había mucho barro, con lo que rodar era chungo, si hago el largo palmo seguro.

Una subida impracticable (según un cartel eran 200 metros, pero aquello duró por lo menos un kilómetro) por dentro de un bosque alucinante, y trialeras con barro, muy técnicas, donde vi a más de uno irse al suelo (lo bueno es que como era barro, se caía en blandito). En las trialeras nos encontramos a un grupo de senderistas que se apartaron y, aunque íbamos quemaos, el hecho desentirnos observados hizo que sacáramos pecho como si fuéramos unos máquinas.

Otro avituallamiento de naranjas y zumito, y hacia la meta, más barro aunque pocos donuts, paso bajo el puente medieval, y llegada.

Al fina llegó el subidón en la llegada, la gente, los cronos, los chips, muy guay. Luego entrega de recuerdos (un malliot y una bomba de regalo), comida, etc…. Muy guapo. Acabo de comprobar que hice el 363 de 1373 que hicieron la ruta corta, y eso que yo iba haciendo fotos... Al final resulta que el año y medio que llevo pegando pedales se va a notar y todo.

Como se ve en las fotos la bici y yo acabamos hechos una mierda, pero felices y contentos, disfruté como un enano.

Por la tarde fuimos a ver una cascada muy chula, un paisaje muy bonito esta comarca norte de la provincia de Barcelona.

Una de Bilbao

Escapada por motivos laborales a Bilbao, ciudad transformada por obra y gracia de un museo, el Guggenheim (de un tal Gery que también ha hecho una bodega en El Ciego) que esconde una transformación urbana más potente (e interesante).

La visita, corta, pero incluyó con una visita al museo con una interesante exposición sobre el suerrealismo y una cena a cargo de un tal Martín Berasategui (creo recordar), que todo hay que decirlo, cocina bastante bien, aunque no sé como puedo el solo hacer la cena para tanta gente, y eso sin entrar en el tema de la compra.

Bien por Bilbao, sacando la cabeza de un pasado industrial, en ese país de contrastes que es el País Vasco (para unas cosas tan adelantados, para otras en la edad de piedra).

lunes, mayo 19, 2008

Viaje a Escocia V: Edimburgo

Segunda visita a la capital escocesa, casi diez años después. Allí estudió un máster mi compadre el irlandés, y allí pasé unos días de vagabundeo urbano. Esta vez, coincidiendo con el torneo de golf, poco tiempo para el turismo y las fotos.

La primera tarde una pequeña vuelta a la manzana para encontrar un recuerdo, la estatua de un pequeño perro famoso por haber esperado junto a la tumba de su amo durante años, y haber sido adoptado por los ciudadanos que le llevaban comida.


El castillo lo domina todo, el origen. Allí, al día siguiente que nos fuimos a dar un perqueño paseo en busca de recuerdos de mi amigo, un grupo de militares hacía una exhibición de gaita. La verdad es que más agradable que nuestras bandas de cornetas y tambores, aunque en cada sitio tienen sus cosas. Después una vuelta por la parte nueva de la ciudad, pasando sobre el ferrocarril.

Las calles muy grises, los edificios adosados, los crescents…

Edimburgo es una pequeña gran ciudad con mucha historia y que apenas tiene edificios modernos, y menos altos, fuera de escala. Es casi como si el movimiento moderno hubiera respetado la ciudad, dejando intacta su historia y explendor.

Dentro de las arquitecturas modernas destaca el parlamento escocés, obra de un arquitecto español, Miralles, aunque éste falleció durante la obra. Un interesante edificio, que además remata la ciudad, que se abre hacia el campo de una manera fascinante (siempre difícil el límite entre lo urbano y lo rural).

Ese día se corría una carrera popular de "10 km", lo que explica la falta de coches en las fotos, los conos en algunas de ellas, y la gente corriendo.

jueves, mayo 15, 2008

Viaje a Escocia IV: Dalmahoy

Decisiva jornada de la Garris, donde se decidía "la competición". El campo muy bonito, un hotelazo Marriot, un campo muy bonito, con un arbolado fantástico (es lo que le pasa a los campos con solera).

Aunque para los que ya no teníamos opciones el resultado era lo de menos, el juego estuvo divertido, y terminé con un +1 el último hoyo, un largo par cuatro, con lo que me fui todo contento.

Unas pintas para celebrar el final de la competición, entrega de trofeos y fotografías conmemorativas. La VI Copa Garris ya está en marcha, quedan unos 400 días…

Viaje a Escocia III: Carnoustie

Sede del último British Open (ver vínculo en el título), Carnoustie es un impresionante campo de links junto a la costa. Normalmente azotado por violentos vientos que hacen el juego casi imposible, pero a nosotros nos hizo sol (de hecho en cuatro días en Escocia, no nos mojamos más allá de alguna gota perdida).

Los campos de links se caracterizan porque las calles, en vez de ser horizontales, están formadas por pequeñas dunas, lo que hace que el comportamiento de la bola sea un tanto irregular. El juego bonito, un tanto presionados por un grupete de jubilados que jugaban más deprisa que nosotros, pero claro, nosotros nos estábamos jugando "la Copa Garris".

Comida en la casa club, rodeados de las fotos de los grandes del golf, viaje a Edimburgo, de nuevo a un hotel Apex, en pleno centro (Grassmarket). Noche de pintas y cachondeo, sin apenas salir de allí.

Viaje Escocia II: Scotscraig

Este es uno de los campos más antiguos de Escocia (el 13), y por tanto del mundo, por algo allí se inventó el Golf, muy cerquita, en Saint Andrews. La casa club era pura historia, las fotos de los capitanes, los viejos palos y bolas, los trofeos… mucho sabor.

El campo muy bonito, perdí un par de bolas, lo que es un record, en interior de unos arbustos tragabolas). Y encima jugué bastante bien (dentro de mis muy reducidas capacidades).


Después de una reparadora ducha, nos fuimos a cenar a Broughty Ferry, una pequeña localidad portuaria con mucho ambiente y bonitos pubs. Cenamos en un hindú, y uno de los platos superpicantes sembró el pánico. Yo para que mi juego del día siguiente no se viera muy afectado apenas lo probé, pero parece que aquello picaba "la de Dios."

Finalmente, unas pintas en el Ship Inn.

Viaje a Escocia I: Dundee

Nada más llegar a Dundee una avanzadilla de cuatro (los que llegábamos desde lugares más raros) y hacernos con las habitaciones del hotel APEX (muy bueno por cierto), nos fuimos a cenar al centro y a buscar un Pub donde esperar al resto del grupo (el más numeroso que llegaba desde Madrid).

Dundee, aunque apenas pudimos verlo, no tenía mala pinta. pongo un par de fotos del centro a la caída de la tarde (que por cierto, en esas latitudes a estas alturas del año es un caída muy lenta). Una vez todos juntos, se procedió al sorteo de las partidas para el día siguiente en Scotscraig.

Palau de la Música: Joe Satriani

Tenía pendiente ir a ver el Palau de la música, obra de Domenech i Montaner , una de las obras más importantes del modernismo barcelonés. Y qué mejor excusa que ver a Joe Satriani, un mito de la guitarra.

Antes de empezar, un grupo de fusión Bazaar, curioso, pero claro, allí estábamos para otra cosa.

Satriani tocó algo de sus nuevo disco, Professor Satchafunkilus and the Musterion of Rock, y la gran mayoría de sus éxitos. Acompañado por un divertido bajista, Stuart Hamm, que se puso la camiseta del Barça para ganarse al público, y se marcó un solo de bajo fascinante, tocando el Going to California de los Zeppelin el solito. Además un muy buen batería y un discreto guitarra rítmica que apenas se hacía notar, pero allí estaba, redondeando las melodías de Satriani.

A estas alturas no vamos a descubrir a Satriani, probablemente el mejor guitarrista de rock en plan virtuoso instrumental, pero es un gusto verle tocar, dominar el instrumento, los pedales, y hacerse con el público. Evidentemente, cuando sonaron los clásicos aquello se venía abajo. Una experiencia.

A la vuelta, un taxista fuera de si me llevó a casa mientras llamaba gilipollas a otros conductores y les enseñaba el dedo corazón. Muy edificante, si señor

lunes, mayo 05, 2008

Mañana: ¡JOE SATRIANI!



Aunque me tengo publicar el viaje a Escocia (im-presionante), hoy según aterrizo de Edimburgo me pongo a comprar entradas para el Palau de la música para ver a Joe Satriani!!!. Satriani es un guitarrista excepcional que revolucionó el panorama de los superguitarristas al ser de los pocos que aportaba algo más que velocidad. Su LP Surfing with the Alien fue la pera en su día.

Arriba, Always with me, always with you, una preciosa canción lenta. Al loro con la mano izquierda. Abajo, Surfing wih the Alien, una pasada de velocidad (recuerdo que esta canción al volante me hacía acelerar de más, por lo que dejé de oírla en el coche). A ver que tal, ya cuento.