jueves, mayo 03, 2007

El molino de la Granja


En Ciudad Real hubo una vez una granja agrícola que creo era una especie de centro de formación tipo FP agraria. Dicha Granja, como tantas cosas, fue demolida para construir en su lugar el recientemente demolido también (es nuestro estilo de vida, lo próximo es el Sanatorio de la Atalaya) Instituto de Bachillerato San Juan de Ávila, de toda la vida el masculino.

De la Granja solo se conservan los machones de ladrillo y la verja de la que fue su entrada, que han servido hasta hace poco de entrada del instituto (ver foto). Supongo que con la próxima remodelación de los accesos al Campus (tan necesaria todo sea dicho de paso) desaparecerán también. Con ello desaparecerá todo vestigio de la Granja. ¿Todo?, pues no.


El Domingo estuvimos en la finca del amigo Worla que bautizaba a su primer hijo. Allí, su padre me explicó el impresionante molino de viento que utilizan aún hoy para bombear agua del pozo lo trajo su padre del chatarrero cuando se desmanteló la granja. Se trata de una joya de la arquitectura del hierro, le calculo que de primeros del siglo XX, con detalles fantásticos como los peldaños y la barandilla metálica, o la propia rueda. Pese a óxido, se conserva en muy buen estado.

3 comentarios:

Amosanda dijo...

Realmente precioso molino, menos mal que se ha salvado del "progreso". "Progreso" que especialmente en esa ciudad va de la mano de la "demolición", empezando por las murallas históricas, seguido por el antiguo ayuntamiento (que ahora goza de un ya inservible y esperpéntico edificio, cuyo proyecto fue recuperado de un concurso, que F. Higueras no ganó, para una ciudad escandinava. De ahí su adecuación al entorno ;-)
En fin, gracias a ese encarnizado "progreso", Ciudad Real ahora se ha convertido en una "ciudad" de "vanguardia"... :(
Esperemos que finalmente conserve algo de su mutilada identidad.

caius dijo...

No te preocupes, que la Junta (de calamidades de Castilla - La Mancha) ha encontrado la solución. Encargar el estudio del paisaje de la zona a la Unviersidad de Harvard y la creación del típico barrio manchego del futuro a Jean Nouvel. Creo que lo próximo va a ser contratar a Rostropovich para componer el himno de la Mancha, a no, que se ha muerto, lástima... Siempre se lo pueden encargar a Tom Waits, manchego de pro como los de Harvard o Nouvel.

caius dijo...

Abundando, corto y pego la noticia del Lanza de hoy;

Hoy se inicia la demolición del antiguo edificio psiquiátrico de la Atalaya


Concluyen así de 55 años de compleja historia
[Mercedes Camacho] [/ ciudad real]
La delegada provincial de Bienestar Social, Prado Pérez de Madrid, asistirá hoy, a partir de las 12.30 horas, a la demolición del edificio que albergaba el antiguo psiquiátrico de La Atalaya, una construcción que ha pasado por numerosos avatares a lo largo de una historia que hoy comenzará a cerrarse definitivamente.
De esta forma, se acomete el derribo anunciado el pasado mes de agosto en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha y que se preveía para noviembre, aunque diversas trabas administrativas habían paralizado.
La demolición que hoy comienza, aunque se había establecido un presupuesto inicial de 149.985 en la resolución por la que se convocaba esta actuación, ha sido adjudicada por la Consejería de Bienestar Social por un importe de 114.723,51 euros a la unión temporal de empresas (UTE) de Pérez del Río SL y Hadinsa Ambiental, ambas de Pamplona, que deberán realizar el derribo con máquinas y no a través de una explosión controlada.

Historia
Así se cerrará definitivamente la historia de un edificio que comenzó a construirse en 1942 con el propósito de que se convirtiera en un sanatorio para tuberculosos, algo que nunca llegó a ser porque la enfermedad remitió antes de que se concluyera, lo que llevó a que las obras se paralizaran en varias ocasiones, según publicaba Lanza en aquella época.
Sin embargo, tras reanudarse su construcción en 1970, el edificio se inauguró oficialmente en julio de 1971, comenzando a funcionar como Hospital Psiquiátrico Infantil La Atalaya. En esta primera etapa llegó a contar con 266 internos y 33 ‘mediopensionistas’, que tenían edades comprendidas entre los 5 y 21 años y que, al ser un centro de carácter nacional, provenían de varios puntos de la geografía española. Sus directores fueron Manuel Díaz-Mor García, que había sido el jefe del Servicio de Psiquiatría Infantil del Instituto de Ciencias Neurológicas, y Francisco Torres.
En enero de 1986 volvería a cambiar el destino de este edificio después de que la Administración Institucional de la Sanidad Nacional (A.I.S.N.A.), lo transfiriera a la Junta de Comunidades. Es entonces cuando el hospital desapareció como tal y se creó el Centro Regional para Minusválidos Psíquicos Profundos La Atalaya, que dirigió desde su nacimiento y hasta su desaparición Santiago Alonso, actual director del Complejo Residencial Guadiana, una residencia que en 1996, justo 25 años después de que fuera inaugurado, sustituyó a este centro.
A partir de ese momento, y a pesar de que se estudió la posibilidad de remodelar el centro, finalmente el edificio de La Atalaya quedaba condenada a desaparecer.


Alegría, alegría, un poquito menos de patrimonio construido. Y encima van los políticos a hacerse fotos, Pa'cagarse vamos. Iré a hacer fotos para inmortalizar este nuevo atropello.