domingo, mayo 20, 2007

El reto y Fuecaliente y el no pudo ser


Hoy era el gran día para el Séptimo Piñón. Ruta Ciudad Real - Fuencaliente, 92 km de nada. Para los menos fuertes, valientes u osados, había una versión desde Puertollano con unos 40 km menos. Dos puertos y las sierras del sur de la provincia de Ciudad Real eran el esperado premio para los osados ciclistas.

Ayer, para hacer piernas, salí a dar una vuelta con unos compañeros de trabajo. Al pasar por el Prado, nuestros ineficientes e incompetentes servicios municipales de limpieza del Ayto. de Ciudad Real no tuvieron mejor idea que mojar las calles de la ciudad. Y digo mojar y no limpiar o regar porque este término implica usar un caudal suficiente como para arrastrar la suciedad y dejar el suelo limpio. Nuestros hábiles servicios de limpieza solo mojan la calle, con lo que se forma un barrillo que las hace sumamente peligrosas. Total, que en el Prado, agua, barrillo, paso de cebra, derrape de la rueda de atrás y al suelo. Gracias amigos del servicio de limpieza, podéis poner otra muesca en vuestro camioncito de riego.

Aunque después del porrazo no me encontraba mal, de hecho nos hicimos 32 km, conforme fue avanzando la tarde el golpe de la cadera me empezó a doler más y, aunque no es nada grave, decidí por precaución no salir el domingo con lo que me perdí el reto. El año que viene será, pero era mejor ser prudente y no joderle la ruta al resto del personal.

Eso si, a la comida de cochinillo en Fuencaliente no falté, lo pasamos muy bien. A la vuelta me vine por la carreterilla que une Brazatortas con Almodovar (así se acortan kilómetros y se evita el tedioso paso por Puertollano, más ahora que hay ferias), y me paré a hacer unas fotos porque el día, después de una tormenta vespertina, tenía una luz fantástica.

2 comentarios:

amosanda dijo...

Casi todos los fines de semana, subiendo montañas, bajando valles, cruzando ríos... y va y te la pegas en el Prado!!! si es que hay que estar a lo que se está... que vamos como locos y luego vienen los llantos y el crugir de dientes... je,je.
Espero que no haya sido nada.

caius dijo...

Eso es lo que yo digo, porque yo soy de los que arriesga en las bajadas, que algún sustillo me he llevado, pero nunca me he caido bajando a saco.

Creo que me he caido fuerte tres veces en mi vida, dos de ellas (incluida esta) a menos de 500 metros de mi casa. La verdad es que jode, sobre todo si es por culpa de la incompetencia ajena (no iba ni deprisa ni haciendo el loco, pero los pasos de cebra húmedos son terrorísficos para motos y bicis).

Hoy ya no me duele nada, fue más por prevenir que por otra cosa por lo que no hice la ruta.