sábado, febrero 02, 2008

Glisley Fénix

Como ya expliqué, soy una persona que tiene apego a las cosas que considero mías, que me han acompañado en un momento dado. Dentro de ellas, mi Grisley Mega 10 es una de las primeras. Me la traje a Barcelona pensando en usarla para dar paseos, pero a la segunda subida a Collserola me dí cuenta de que de paseos nada, mountain bike del bueno, más bestia incluso que el que hacemos en Ciudad Real. Como comenté me ofrecieron otra bici que estaba bien, una TREK, pero me parecía tonto comprar otra bici más, si no tengo donde meterla. Así que al final, después de meditarlo y consultarlo con asesores de todo tipo, decidí darle un rejuvenecimiento a la Grisley Mega 10, de modo que ya casi no conserva original más que el cuadro y la tija del sillín.

Ahora, en después de este lifting, tiene horquilla con suspensión, discos delante, V-Brake atrás, 29 v, cambios Deore LX, manillar doble altura... Vamos que parece otra. Ahora solo falta que me siga dando alegrías. De momento mañana que quedado para ir a la montaña por el lado del Vall d'Hebron, ya contaré.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mucho mejor con la horquilla original

Anónimo dijo...

Mucho mejor con suspensión... Yo tb tengo esa bici, y esta muy bien y mira q le di caña... La horquilla original la doble en un salto