viernes, febrero 15, 2008

Las fotos del viaje a Castellón


Viajar con tiempo, sin prisa, parando y observando el territorio atravesado es uno de esos placeres que cultivo cuando puedo. El viaje a Castellón fue así, por la carretera nacional (N-340) buscando restos del pasado, de esos que desde la autopsita a 120 km/h ni se ven, ni se imaginan. Cámara en mano, parando, adelante y atrás.


Primera parada, el arco de Bará, donde la N-340 se superpone a la Vía Augusta. Como decía un compañero, hay que joderse con las cosas que hacemos los romanos ;-). He rescatado de internet una imagen de hace unos años (con toda seguridad a partir de 1920) del arco con la carretera pasando por debajo del arco.

Poco más adelante abandono no ya la autopista, sino la N-340 y me meto por la antigua carretera en el puerto del Perelló. A mi paso salen cientos de almendros (o avellanos o lo que sean) en flor. La puesta de sol produce unos colores alucinantes.

La carretera es antigua, de esas acondicionadas en los años 20 por el Circuito Nacional de Firmes Especiales. Los postes kilométricos así lo delatan. En su día una impresionante mejora, hoy un patrimonio olvidado.


Más allá, una valla de seguridad con malla metálica, de esas que antes abundaban y ahora son también una reliquia que debería de conservarse. Como ha cambiado este país, sobre todo las carreteras, porque otras cosas no cambian, pero dejemos el tema que seguro que se dan por aludidos los de siempre, eso es, el que se pica ajos come.

2 comentarios:

SANKKAR dijo...

Estoy de acuerdo contigo en lo referente a las carreteras. Se deberían conservar los tramos del Circuito Nacional de Firmes especiales. Parece que nadie se acuerda que este pais consifuión con ello las mejores carreteras de su época, muy por delante del resto de europa.

En cuanto al resto de carreteras, se deberian conservar las históricas Nacionales de toda la vida y no poner tantas trabas y rotondas para que te aborrezcas y te salgas a la autovia.

Un saludo y enhorabuena por el reportaje.

caius dijo...

Pues sí, me alegra saber que hay más gente que piensa lo mismo. Hay que divulgar. Me parece que lo que pasa es que sobre el CNFE se corrió un tupido velo, quizás porque sus siglas y obras se alargaron (frente a lo que algunos creen) hasta la República y la Guerra Civil.